Disfruta de tu embarazo: adelántate a los cambios de tu cuerpo.

Disfruta de tu embarazo: adelántate a los cambios de tu cuerpo.

Embarazo IMSKE

Durante el embarazo, como consecuencia del desarrollo del feto y de su incremento de peso gradual a lo largo de los meses, la anatomía lumbo-pélvico-abdominal debe adaptarse a la nueva situación mecánica y funcional. “Es importante resaltar que se trata de un proceso gradual y progresivo, y que esos cambios en ningún caso deben contemplarse como algo peligroso o perjudicial, ya que el sistema está perfectamente diseñado para afrontar esos cambios”, apunta Jordi Llopis, fisioterapeuta en el Hospital IMSKE. Bien es cierto, que la mujer va a tener que afrontar de forma transitoria una nueva situación física, hormonal, psico-emocional y social, y de su capacidad de poder responder de manera eficiente a esos cambios va a depender que el embarazo sea una experiencia satisfactoria.

“En IMSKE proponemos abordar el embarazo como una oportunidad de optimizar todos los recursos de la mujer como entidad global, sistema músculo-esquelético (la espalda y el suelo pélvico, de forma específica) incluido, trabajando a través de la preparación física, la nutrición, la gestión del estrés, la higiene postural y los hábitos de vida saludables”, explica Pablo Martínez, responsable de la Unida de Fisioterapia del Hospital IMSKE.

¿Qué consecuencias pueden tener esos cambios?

Como en cualquier situación en el que un sistema orgánico debe afrontar una situación de “desequilibrio”, es fundamental que éste tenga unos buenos pilares que permitan transitar esta etapa con el mayor nivel de salud y bienestar.

El embarazo tiene ciertas particularidades en ese sentido, ”pero nos gusta considerarlo como un proceso más dentro de las capacidades naturales de un ser humano, en este caso de una mujer. Las cambios de la columna y de la pelvis durante el embarazo no son en caso alguno una “alteración patológica” sino una necesaria modificación de patrones habituales para afrontar con éxito las necesidades de esta etapa en la mujer”, afirma Jordi Llopis.

Las consecuencias más habituales, hablando de la musculatura lumbo-pélvica, es que ésta no sea capaz de afrontar con eficiencia los nuevos retos mecánicos y funcionales, y que esa incapacidad pueda constituir la base del dolor lumbo-pélvico y a disfunciones de la musculatura perineal asociado al embarazo, aunque debemos recordar que el dolor es una experiencia de muchos más factores, y no tan sólo lo que sucede a nivel de los tejidos del sistema músculo-esquelético.

En ese sentido, “un buen estado de la musculatura lumbo-pélvico-abdominal, y en general en la forma física, son más que deseables para afrontar el embarazo desde un buen equilibrio”, puntualiza Jordi Llopis

Afrontar los cambios desde una perspectiva saludable

Desde IMSKE se enumeran una serie de necesidades que hay que atender para hacer del embarazo una de las etapas más gratificantes en la vida de la mujer:

  1. Ejercicio físico individualizado
  2. Alimentación e hidratación
  3. Gestión del estrés y la ansiedad
  4. Aire libre y sol
  5. Descanso y sueño reparador
  6. Higiene postural individualizada
  7. Relaciones sociales
  8. Control de los esfuerzos
  9. Autoconocimiento del periné

“Si conseguimos trabajar de forma integral y diaria en todos estos conceptos, y los adoptamos como hábito, estaremos situando al organismo, en todas sus dimensiones, en una capacidad óptima para afrontar el embarazo de forma equilibrada y saludable”, defiende Jordi Llopis.

¿Se precisa una “rehabilitación” de la zona lumbo- pélvica?

No siempre es necesario, aunque sí recomendable. Si aceptamos la idea de que en los músculos de la región lumbo-pélvica van a producirse cambios mecánicos y funcionales NORMALES como consecuencia del embarazo, parece razonable la idea de realizar una re-adaptación de esa musculatura para facilitarle la vuelta al equilibrio y a adaptarse a una nueva normalidad.

También debemos recordar que existe mucha evidencia científica en la que se demuestra una población significativa de mujeres que experimenta dolor lumbo-pélvico post-embarazo como consecuencia de la falta de capacidad de estos músculos de volver a su funcionalidad normal. Estos estudios nos dicen que estos dolores post-embarazo suelen estar asociados, también, a no haber llevado unos hábitos saludables durante el embarazo, como mencionábamos en el punto anterior.

En conclusión, si durante el embarazo se trabaja en ese hábito de salud integral de un modo preventivo, la vuelta a la “normalidad” será mucho más sencilla. En cualquier caso, nuestro mensaje va más allá: ¿por qué no adoptar esos hábitos saludables como estilo de vida, y no sólo como estrategia puntual durante el embarazo?

Palabra clave: nutricionista deportivo.

Concordantes: nutricionista deportivo Valencia, nutricionistas deportivos, nutrición deportiva, nutrición para deportistas, alimentación y nutrición del deportista, importancia de la nutrición en los deportistas, la nutrición de un deportista, alimentación nutrición e hidratación en el deporte,

RESERVA TU CITA