Enfermedades – Necrosis de la cabeza femoral

La necrosis avascular de la cabeza femoral (NACF), corresponde a la muerte del tejido óseo de la cadera.

Síntomas

La enfermedad por lo general aparece de manera progresiva con dolor en la región inguinal, en la parte lateral de la cadera o glúteo.

Existen algunos casos en que la enfermedad se manifiesta de manera súbita con dolor intenso y limitante,  esto ocurre cuando el área de necrosis es extensa y se ha producido un colapso de la cabeza femoral.

Causas y factores de riesgo

La NACF ocurre como consecuencia de una interrupción del flujo sanguíneo hacia esta región, lo cual se puede producir por traumatismos, micro embolismos, algunos tipos de anemias, el consumo prolongado de esteroides, radiación local, entre otros.

Prevención

Es difícil de prevenir en vista que muchos casos la enfermedad no tiene un origen conocido, en otros casos ocurre como consecuencia de tratamiento de otras patologías como el caso de los corticoides o la radiación. Sin embargo, el realizar ejercicio de bajo impacto, el evitar el consumo corticoides, control del peso corporal, evitar los hábitos tabáquicos, son acciones que pueden prevenir a la progresión del la lesión.

Diagnóstico

Consultar al especialista es el primer paso para el diagnostico de la enfermedad, con la descripción de los síntomas por parte del paciente y la exploración física el médico podrá determinar que el origen del dolor se corresponda a la cadera, sin embargo serán necesarias pruebas de imágenes para realizar un diagnóstico y determinar la severidad del caso.

Las radiografías serán útiles solo en casos moderados o avanzados, en las primeras etapas de la enfermedad las radiografías sueles ser normales y en estos casos será necesario realizar una resonancia magnética.

Tratamiento

En las etapas iniciales de la enfermedad los cambios radiológicos o en resonancia suelen ser muy sutiles, y el tratamiento puede variar desde el reposo y consumo de anti-inflamatorios hasta procedimientos quirúrgicos que buscan mejorar la irrigación sanguínea de la cabeza femoral, a través de perforaciones y/o colocación de injertos, en un intento de detener la progresión de la enfermedad.

 

En casos avanzados de la enfermedad se recomienda como tratamiento definitivo la colocación de una prótesis total de cadera.

Profesionales que tratan esta patología

mkd-team-image
mkd-team-image
Dr. Ignacio Muñoz Criado
Director médico
mkd-team-image