Enfermedades – Fascitis plantar

Qué es

La fascitis plantar es una de las causas más comunes de dolor de talón.

Síntomas

la fascitis plantar corresponde a la inflamación de esta estructura principalmente en su inserción a nivel del calcáneo que provoca dolor en la parte posterior del pie y en muchos casos es invalidante y puede cronificarse. El dolor suele ser más intenso al iniciar la marcha después de un tiempo de reposo y es característico el dolor en el talón con el primer apoyo tras despertar, aún así también puede aparecer de forma espontánea.

Causas y factores de riesgo

La sobrecarga mecánica es la causa del proceso inflamatorio que se desencadena y provoca dolor. Con el tiempo se pueden producir microrroturas en su inserción en el calcáneo con inflamación de los tejidos adyacentes incluido el hueso. Las personas asocian el dolor en el talón a los espolones, sin embargo este es un fénomeno secundario y no la causa del dolor, ya que puede estar presente en alrededor de un 20% de los adultos sin dolor.

Entre los factores de riesgo para su aparición destacar la sobrecarga mecánica, pie plano o caco, también se asocia con el acortamiento de los músculos de la pantorrilla y un calzado inadecuado.

Prevención

Como recomendaciones, se debe usar un calzado cómodo de suela rígida y con ligero tacón blando y amplio, evitar largos periodos de pie y marchas de larga duración sin entrenamiento, estiramientos y ejercicios de fortalecimientos de la musculatura del tobillo e intrínseca del pie.

Diagnóstico

El diagnóstico es fundamentalmente clínico con una historia clínica y exploración física detallada, y se apoya de métodos de imagen como la ecografía en la que se suele visualizar un aumento de su grosor entre otros hallazgos inflamatorios y las radiografías simples que no son estrictamente necesarias, pero pueden revelar la presencia o no de espolón, en última instancia ante casos dudosos puede ser necesaria una Resonancia Magnética.

Tratamiento

El tratamiento es variable y se suele realizar por etapas, pero es muy importante tratarla lo antes posible evitando que se cronifique. Inicialmente el manejo consiste en tratamiento antiinflamatorio, automasaje, estiramientos, uso de taloneras, ortesis o férulas nocturnas. En casos persistentes se recomienda realizar rehabilitación, fisioterapia, terapia con ondas de choque, se plantean distintas infiltraciones (corticoesteroides, PRPS..) y en último caso la cirugía.

Los profesionales que tratan esta patología son especialistas en cirugía ortopédica y traumatología, médicos rehabilitadores, podólogos, fisioterapeutas y readaptadores.

Profesionales que tratan esta patología

mkd-team-image
Dr. Ignacio Muñoz Criado
Director médico
mkd-team-image