“El precio de los superalimentos no está justificado”

ALVARO DOMINGUEZ IMSKE

“El precio de los superalimentos no está justificado”

ALVARO DOMINGUEZ IMSKE

Durante los últimos años se han ido acuñando conceptos novedosos en torno a la nutrición. Ayuno intermitente, superalimentos…. existe una saturación informativa que no siempre cuenta con bases científicamente probadas. El precio de los superalimentos no está justificado

El 28 de mayo se celebra el Día Mundial de la Nutrición. Álvaro Dominguez, responsable de la consulta de nutrición en el Hospital IMSKE es farmacéutico y graduado en Nutrición y Dietética. “El precio de los superalimentos no está justificado; la mayoría de nutrientes que contienen aparecen en otros alimentos comunes”

¿Qué opinión le merece el ayuno intermitente? 

El estilo de vida actual, dominado por un ritmo estresante, alimentos procesados, bebidas que contienen azúcar y que poco tienen que ver con el agua, un estilo de vida sedentario y pocas horas de exposición al sol es totalmente hostil para nuestro organismo.

El ayuno ha formado parte del modo de vida del ser humano desde su aparición en la tierra hace dos millones de años. La herencia genética no olvida, por eso nuestra fisiología espera que el ayuno acontezca.

Este protocolo no es más que desandar paso a paso el camino que nos ha llevado a ser incapaces de saber cuándo comer y cuándo dejar de hacerlo y a creer que no podemos permitirnos ayunar.

¿Qué pautas daría para aprovechar los beneficios del ayuno intermitente?

  1. Come comida natural, no productos procesados ni edulcorados.
  2. Evita o minimiza los alimentos que pueden provocar una respuesta inflamatoria: cereales, legumbres y lácteos.
  3. Bebe agua mineral.
  4. Toma el sol.
  5. Vive de día, duerme de noche.
  6. Duerme al menos 7,5 horas al día.
  7. Contacta con la naturaleza.
  8. Disfruta de no hacer nada, relájate.
  9. Realiza ejercicio con el estómago vacío.

 

Al hilo de la pregunta anterior…durante años pensamos que era conveniente poner el sistema digestivo “en marcha” al menos 5 veces al día para que su funcionamiento no se “ralentizara” y, en este sentido, el gasto calórico fuera mayor. ¿Esta teoría sigue vigente?

No encuentro justificación para ese argumento.

Para conseguir un mayor gasto calórico por parte de nuestro organismo debemos movernos más; y, si queremos facilitar la oxidación de nuestra propia grasa, hacerlo en ayunas será la mejor opción.

La obsesión por la salubridad de un desayuno completo, ¿está justificada?

Esta es una de las creencias más instauradas en nuestra sociedad. Se dice que el desayuno es la comida más importante del día por la energía que nos va a aportar durante todo el día. Como todo, hay que adaptar la toma a cada paciente. Algunos de ellos, no tienen hambre por la mañana, por lo que quitar esta toma no supondría ningún problema. Lo importante es escuchar la sensación de hambre fisiológica de nuestro cuerpo y responder ante ella cuando nuestro cuerpo nos lo pida. A esta justificación se le añade que la mayoría de desayunos no son saludables y tendemos a elegir opciones rápidas como la bollería industrial.

Otra de las tendencias de los últimos años es el consumo de “superalimentos”. Su precio suele ser elevado, ¿está realmente justificado?.

Los superalimentos, tales como el bimi o la chía, han tenido una gran repercusión en los últimos años. Esta repercusión se debe a las propiedades específicas a nivel nutritivo, que en muchos casos se califican como “milagrosas”, que se les atribuye. Y aunque es cierto que muchos de estos superalimentos presentan el nutriente específico que les caracteriza y ejercen efectos beneficiosos en la salud, su precio elevado no está justificado.

Realmente se atribuye ese precio como un reclamo comercial al vender propiedades exclusivas de estos alimentos haciendo entender que no se puede conseguir de otros. Pero estos nutrientes, pueden encontrarse, a su vez, en otros alimentos de consumo cotidiano.

Un ejemplo de ello es el de la chía, que se vende como superalimento por su aporte en w-3, un ácido graso esencial que nuestro cuerpo no sintetiza, por lo que se debe conseguir mediante los alimentos.

Sin embargo, este w-3 también podemos encontrarlo en pescados azules, y además, el aporte con este alimento será mayor que con lo que normalmente podemos añadir de chía a un yogur. Lo mismo ocurre con el kale, vegetal al que se le atribuye alto contenido en calcio y hierro. Sin embargo, su precio no está justificado por este aporte de minerales, ya que podemos encontrarlos de forma efectiva en otros alimentos.

Por ello, y como la mayoría de nutrientes que contienen aparecen en otros alimentos comunes, se podría decir que su precio no está justificado.

¿Podríamos decir que existen superalimentos “naturales”, es decir, que podrían estar en nuestra cesta de la compra desde hace décadas?

Aunque el consumo cotidiano de ellos nos ha hecho no darles la importancia que se merecen, nuestra cesta de la compra se ha llenado desde siempre con superalimentos tales como el aceite de oliva, el pescado azul como los boquerones, sardinas, caballa, el aguacate,…. El aceite de oliva virgen extra, se puede clasificar como el superalimento estrella y más consumido por todos desde hace años. Se puede considerar como tal por ser una grasa saludable, con efecto antioxidante y antiinflamatorio. Otro de estos alimentos es el cacao, al que se le pueden atribuir las mismas propiedades que al aceite de oliva virgen extra por la presencia de componentes como los polifenoles. Los pescados azules nombrados, por ser de carácter salvaje (no criados en piscifactorías y consumidores de placton marino) ricos en proteínas de calidad y grasa de calidad del tipo Omega 3.

En los últimos años, la información sobre nutrición se ha multiplicado en los medios de comunicación, campañas institucionales… sin embargo, ¿sigue habiendo desconocimiento?

Efectivamente, siguen existiendo falsas creencias en torno a la alimentación. Estas son algunas:

  • “El consumo de huevos aumenta el colesterol”: En los últimos años, la población ha cogido miedo al consumo de huevos por pensar que éste nos va a aumentar los niveles de colesterol en sangre. Estudios científicos han concluido que esta afirmación es falsa.De hecho, el huevo es la proteína de referencia, además de aportar numerosas propiedades beneficiosas a nuestra salud.
  • “Es esencial realizar 5 comidas al día”: tal y como se ha explicado en la primera falsa creencia, realizar 5 comidas al día no es esencial, sino que hay que adaptar el número de tomas a las necesidades y contexto social de cada paciente.
    Conocer que cada digestión supone la inflamación del tubo digestivo, y que realizando numerosas comidas al día no dejamos que éste descanse, ya que lo hacemos trabajar continuamente, mucho antes incluso de que el proceso de digestión haya finalizado.Por ello, no es esencial realizar ese número de comidas al día para considerar que se está llevando a cabo una alimentación equilibrada y saludable.
  • “La fruta engorda”: No, la fruta no engorda. Ningún alimento engorda por sí solo, ya que lo que nos hace aumentar de peso es consumir más calorías de las que quemamos.
  • “Beber agua con limón detoxifica”: Los procesos de detoxificación dependen de nuestros órganos, no de nuestra dieta. Si te gusta tomar agua con limón en ayunas lo puedes hacer, pero no esperes que tu salud vaya a mejorar drásticamente, porque se trata de eso: agua con limón.

El precio de los superalimentos no está justificado El precio de los superalimentos no está justificado El precio de los superalimentos no está justificado

RESERVA TU CITA