El poder de una rehabilitación hospitalaria

El poder de una rehabilitación hospitalaria

yoneida
“Entré en IMSKE postrada en una cama. No podía moverme”, recuerda Yoneida Mohamed. Una semana después, su movilidad despertaba tras las secuelas de múltiples lesiones traumatológicas y neurológicas consecuencia de un atropello. En cuatro semanas Yoneida recuperó, aunque con mucha precaución, la marcha. Y volvía a ser autónoma.

Existen determinadas patologías o alteraciones en las funciones motoras que precisan de programas exhaustivos de rehabilitación y que pasan por el ingreso hospitalario del paciente. Es el caso de determinadas patologías neurológicas, como el síndrome de Guillian-Barré. Pacientes que han sufrido múltiples traumatismos, muchas veces por un accidente de tráfico, complicaciones quirúrgicas o pacientes dependientes que pueden mejorar su autonomía.

“El trabajo con estos pacientes pasa por un programa intensivo: se trabaja con ellos en dos sesiones diarias de mañana y tarde”, afirma Pablo Martínez, responsable de fisioterapia en el Hospital IMSKE.

Valoración médica multidisciplinar

Los casos que precisan un proceso de rehabilitación de larga estancia son valorados por el equipo multidisciplinar del Hospital IMSKE. Ellos determinan las necesidades que presenta el paciente. “Se determina qué profesionales van a estar involucrados; también los déficits funcionales que presenta el paciente para proponer un programa de rehabilitación. El objetivo es ir recuperando sus capacidades e ir mejorando el grado de independencia”, explica la Dra. Clara Vidal, médico rehabilitador del Hospital IMSKE.

Trabajo exhaustivo de fisioterapia

Los pacientes de rehabilitación hospitalaria realizan sesiones de trabajo con el equipo de fisioterapia en sesiones diarias de mañana y tarde. “Se trata de un programa en el que se combinan distintas formas de trabajo. Realizamos trabajo en camilla centrado en movilizaciones articulares. También en piscina, que nos permite hacer ejercicios con carga progresiva. Disponemos también de distintas tecnologías como la magnetoterapia que facilita la aceleración de la recuperación muscular”, explica Pablo Martínez. “El trabajo se va adaptando en función de la evolución del paciente y las capacidades que va recuperando”.

Rehabilitación en IMSKE: volver a andar en 28 días

Yoneida sufrió un accidente de tráfico que le produjo múltiples fracturas y lesiones neurológicas. Ingresó en el Hospital IMSKE postrada en una cama. 28 días después, salía de IMSKE por su propio pie.

Descubre su historia.

Idioma