Dr. Ignacio Muñoz: “Muchos deportistas de élite están operados de la cadera y siguen compitiendo”

Dr. Ignacio Muñoz: “Muchos deportistas de élite están operados de la cadera y siguen compitiendo”

Diseño sin título

Una cadera con un desgaste severo puede tener consecuencias nefastas para quien la padece, que van desde el sedentarismo, a la convivencia diaria con el dolor o, incluso, a una disminución de la vida social. “Si el deterioro de tu cadera te impide salir a pasear con tu pareja, si estás continuamente de mal humor por el dolor, si ni siquiera puedes descansar por la noche…quizá sea el momento de tomar la decisión de someterte a una cirugía de cadera”,  afirma el Dr. Muñoz, traumatólogo, director médico del Hospital IMSKE y director médico del Valencia Basket.

 

Tradicionalmente, la reticencia a pasar por quirófano, sobre todo en pacientes que se consideraban aún jóvenes -menores de 60 años- suponía una merma considerable de la calidad de vida. “Hoy en día es miedo a pasar por una cirugía de prótesis en edades tempranas por el temor a que el paciente viva más años que su prótesis es infundado”, afirma el Dr. Muñoz. En este sentido, el Dr. Muñoz apuntó hacia el perfeccionamiento que han experimentado los materiales de prótesis de cadera, así como las técnicas mínimamente invasivas como la artroscopia que explican que deportistas de élite como el tenista Andy Murray, hayan pasado por una cirugía de cadera y sigan en la competición de más alto nivel. También hay caso de deportistas más veteranos como Boris Becker, que pasó por dos cirugías de cadera.

 

Artroscopia, cirugía mínimamente invasiva

 

La artroscopia de cadera es el tratamiento quirúrgico indicado en personas que empiezan a acusar el desgaste de su cadera y que, por ejemplo, “tienen molestias al sentarse, dolor en la ingle, problemas en algo tan rutinario como atarse un cordón del calzado”, explica el Dr. Muñoz.

 

La artroscopia ha experimentado un desarrollo inusitado en los últimos 15 años que ha permitido reducir notablemente el riesgo de infecciones postoperatorias, así como el dolor y la recuperación. “La artroscopia sustituyó a la cirugía abierta en los casos en los que el problema llega por el crecimiento, por desgaste, de una parte del hueso de la articulación”, afirma el Dr. Muñoz. “Esta técnica nos permite acceder a la articulación con una mínima incisión a través de material quirúrgico que incorpora un telescopio; de esta forma tenemos en todo momento imágenes de extraordinaria calidad mientras, por medio de una fresa, eliminamos la jiba que ha crecido en el hueso”.

 

El hecho de que la cadera sea la articulación más profunda del cuerpo humano condiciona la pericia del cirujano. “La curva de aprendizaje en la artroscopia de cadera es especialmente sofisticada; de ahí la importancia de ponerse en manos de un buen equipo de cirujanos”, puntualiza el Dr. Muñoz.

 

Prótesis de cadera para recuperar calidad de vida

 

Para los casos más severos de desgaste de cadera, y cuando el problema afecta de forma sistemática a la rutina diaria, incluso a las horas de descanso, el tratamiento que maximiza las posibilidades de recuperar la calidad de vida es la cirugía de prótesis de cadera. En este caso, el proceso pasa por luxar la cadera y preparar el acetábulo para la colocación de la copa de la prótesis, que encajará con una segunda pieza colocada en el fémur.

 

Durante muchos años, la recomendación para el paciente tras esta cirugía era que no se moviera. “Nosotros apostamos por el movimiento a las pocas horas. El movimiento es fundamental para evitar los trombos venosos, ganar fuerza y disminuir el dolor”, defiende el Dr. Muñoz.

 

En este sentido, desde el Hospital IMSKE el Dr. Muñoz resalta la importancia de empezar a trabajar la fuerza y la estabilidad antes de someterse a una cirugía de cadera, pues el postoperatorio, afirma, “permitirá una recuperación más rápida y con menos dolor”.

Idioma