Enfermedades – Artrosis de hombro

IMSKE  >  Unidades   >  Unidades – Hombro y Codo  >  Enfermedades – Artrosis de hombro

Es la desaparición del cartílago articular del hombro. Específicamente pueden verse afectadas las articulación acromioclavicular entre la clavícula y la escápula o la articulación glenohumeral entre el húmero (el hueso del brazo) y la escápula.

Síntomas

En los casos iniciales los pacientes comienzan con dolor en el hombro que se irradia a la parte media del brazo, al realizar algunos movimientos. En la medida que la enfermedad progresa el dolor aparece en reposo y suele ser peor por las noches al dormir, lentamente se va perdiendo movimiento hasta llegar a limitar la los rangos articulares y la función de la extremidad.

Causas y factores de riesgo

Las artrosis en las extremidades superiores son mucho menos frecuentes que en las extremidades inferiores. Suele existir una predisposición genética o de forma secundaria a problemas previos en la articulación, tales como luxaciones, rupturas de tendones o un sobreuso por el trabajo o deportes.

Prevención

Una prevención importante es realizar una cirugía  precoz en los pacientes con roturas completas del manguito rotador y los pacientes con inestabilidad recurrente de hombro, ya que son patologías que de no ser tratadas pueden acabar con una artrosis de hombro.

Diagnóstico

El paciente acude a la consulta con dolor que puede variar en el tiempo de evolución, las limitaciones que produce y en la intensidad del mismo.

En la exploración física el médico valorará los rangos articulares, la fuerza muscular y realizará maniobras para evaluar el manguito rotador, el tendón del bíceps y la estabilidad de la articulación.

Dependiendo de los hallazgos solicitara radiografías, una ecografía o una resonancia magnética.

Tratamiento

En las primeras etapas de la artrosis el tratamiento es conservador con rehabilitación, infiltraciones, medicina regenerativa y en los casos más severos o en aquellos en que ha fracasado el tratamiento conservador,  se plantea la cirugía.

 

Si se afecta la articulación acromioclavicular se realiza un procedimiento por vía artroscópica (cirugía mínima invasiva), llamado Mumford que consiste en resecar la articulación y un centímetro del extremo distal de la clavícula, con muy buenos resultados para el paciente y una pronta recuperación.

Cuando la afectada es la articulación glenohumeral, en casos leves o moderados se  puede hacer un desbridamiento artroscópico, que consiste en realizar una limpieza de la articulación, reparación de tendones lesionados de ser necesario y perforaciones en aquellas zonas que han quedado sin cartílago, lo que permite la liberación de factores de crecimiento y células madre que estimulan la formación de un tejido que recubre la lesión, mejorando los síntomas y la progresión de la enfermedad.

En aquellos casos más severos donde las lesiones del cartílago sean extensas, la deformidad del hueso sea importarte y los demás tratamientos hayan fracasado o no estén indicado la recomendación realizar una cirugía para implantar una prótesis de hombro. La cirugía consiste en reemplazar la cabeza del húmero y dependiendo del caso o del modelo de la prótesis se reemplaza también la glenoides que corresponde la parte articular del hueso de la escápula.

Profesionales que tratan esta patología

mkd-team-image
mkd-team-image
Dr. Ignacio Muñoz Criado
Director médico
mkd-team-image