El estreñimiento prolongado puede dañar el suelo pélvico

El estreñimiento prolongado puede dañar el suelo pélvico

SUELO PELVICO IMSKE

En los últimos años, se ha avanzado mucho en la concienciación sobre la importancia de vigilar la salud del suelo pélvico. Sus complicaciones pueden suponer un menoscabo importante en la calidad de vida por la incomodidad que genera y las repercusiones en las relaciones sociales.

De entre los distintos problemas que pueden aparecer asociados al suelo pélvico, los prolapsos figuran entre los más incómodos. Y el de recto, o rectocele, es uno de los menos conocido pero que más molestias y limitación provocan sobre las personas que lo padecen.

¿Qué es un prolapso?

La pelvis se encuentra en la parte inferior del vientre, por debajo del ombligo y entre  las caderas. Los órganos que se encuentran en ella son la vejiga, el útero y el recto.

“En ocasiones, los músculos del suelo pélvico y otros tejidos que mantienen estos órganos en su lugar, se debilitan. Cuando eso sucede, los órganos de la pelvis pueden descender provocando un prolapso”, explica Ángela Monfort, fisioterapeuta del Hospital IMSKE especializada en suelo pélvico.

El prolapso de recto o rectocele sucede cuando el recto desciende creando una protuberancias en la vagina o asoma por el recto. “El rectocele puede provocar un abombamiento de la pared posterior del a vagina o notar que asoma la mucosa por el recto. Se percibe un peso, presión, incluso la sensación de tener una pequeña pelota en el interior de la vagina o en el recto” matiza Ángela Monfort

Control del estreñimiento

Evitar el estreñimiento es una de las formas de prevención que, desde el Hospital IMSKE, aconseja Ángela Monfort.Debemos acudir al baño cuando tenemos ganas; si nos aguantamos la respuesta refleja desaparece y ya no volverá de nuevo hasta que nuestro intestino vuelva a ser estimulado”.

Las situaciones prolongadas de estreñimiento son especialmente perjudiciales para el suelo pélvico, ya que “un recto lleno genera presión en nuestro suelo pélvico. Si a eso se añade el empujar de forma casi habitual, podemos empeorar la situación”, explica Ángela Monfort. Por este motivo nos recomienda utilizar un taburete para poder levantar las rodillas por encima de las caderas para ir al baño y evitar generar tanta presión.

Valoración de un especialista en suelo pélvico

Ante un rectocele o prolapso de recto es importante acudir a un especialista en suelo pélvico. Él valorará el estado tanto del abdomen como del periné para poder prescribir el tratamiento más acertado de forma individualizada y personalizada. Y, sobre todo, hacer un seguimiento médico para que no se produzca daños colaterales.

La Unidad de Fisioterapia del Hospital IMSKE cuenta con profesionales especializados en distintas áreas, entre ellas, suelo pélvico. Su carácter multidisciplinar favorece ofrecer tratamientos integrales que muchas veces precisan trabajar distintas zonas.

“Para el suelo pélvico el trabajo en equipo puede ofrecer al paciente muchos beneficios”, asegura Ángela.

Idioma