Unidad de Medicina del Deporte

IMSKE pone en marcha una Unidad de Medicina del Deporte

IMSKE pone en marcha una Unidad de Medicina del Deporte

deporte imske

IMSKE pone en marcha una Unidad de Medicina del Deporte con un equipo médico vinculado al deporte de élite y unas instalaciones de vanguardia

  1. Más allá de mejorar el rendimiento deportivo, la unidad está abierta a todo aquel que quiera mejorar su salud a través de la actividad física.
  2. Cuenta con una sala de reconocimientos deportivos, piscina y dos plantas de fisioterapia y readaptación.
  3. Las personas físicamente activas reducen la mortalidad por cualquier causa un 33%.

Consciente de la necesidad de trabajar la divulgación entre la sociedad sobre la necesidad de moverse para estar sano, el Hospital IMSKE -especializado en traumatología, reumatología, rehabilitación y medicina deportiva- ha puesto en marcha una Unidad de Medicina Deportiva. Va mucho más allá de mejorar el rendimiento de deportistas y dar respuesta a posibles complicaciones.

“Lo que distingue a la Unidad de Medicina del Deporte de IMSKE es su capital humano. Formado por un equipo de profesionales altamente cualificados y apasionados por su trabajo, con una larga trayectoria vinculada a distintos clubs deportivos de primer nivel. Todo ello dentro de un hospital monográfico dedicado a la traumatología, la rehabilitación y la medicina deportiva. Un centro moderno y vanguardista, dotado de todos los medios necesarios para el abordaje integral del paciente, sea cual sea su nivel de condición física, para que pueda alcanzar sus objetivos, mejorando su salud y calidad de vida”, explica el Dr. Jesús Viosca.

Cardiólogos, traumatólogos, rehabilitadores, fisioterapeutas, readaptadores, especialistas en medicina del deporte y medicina regerativa conforman la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital IMSKE.

“Todo nuestro equipo está íntimamente relacionado con el entorno deportivo. Eso nos permite ofrecer al deportista los últimos avances terapéuticos para acortar sus tiempos de recuperación tras una lesión. También prevenir lesiones y mejorar su rendimiento gracias a un equipo multidisciplinar y a la tecnología más avanzada. Al mismo tiempo, todo este valor añadido que nos brinda nuestra experiencia con el mundo deportivo lo trasladamos a pacientes que, pese a no ser deportistas, les gusta mantenerse activos físicamente o, por algún motivo, han descubierto el ejercicio como agente de salud y quieren beneficiarse de todas sus ventajas”, explica el Dr. Ignacio Muñoz.

La actividad física, la mejor medicina avalada por la comunidad científica

Según los resultados de una investigación reciente, la actividad física se asocia a una reducción de la mortalidad por cualquier causa en un 33%. A esta conclusión llegó el trabajo “Cantidades recomendadas y más bajas de actividad física a largo plazo y mortalidad: Un estudio de cohorte prospectivo de 210.000 adultos con hasta 20 medidas repetidas“, galardonado con la primera posición en la edición 2021 de los Premios Nacionales de Investigación en Medicina del Deporte que convoca la Universidad de Oviedo.

En este sentido, el Dr. Ignacio Muñoz, director médico del Hospital IMSKE y jefe de los servicios médicos del Valencia Basket, destaca la capacidad terapéutica del ejercicio físico. “En IMSKE somos firmes defensores de la condición del ejercicio como agente de salud. Sus beneficios están muy por encima de cualquier fármaco a la hora de prevenir enfermedades realmente graves como la diabetes tipo 2 o la patología cardiovascular, así como para reducir los síntomas de depresión y ansiedad, reducir el deterioro cognitivo, mejorar la memoria y la salud del cerebro; en la recuperación de afecciones de músculos y huesos su alcance reparador es potentísimo”.

“Todo movimiento cuenta”

Desde la Organización Mundial de la Salud se ha puesto en marcha la campaña “Every move counts”. Pretende concienciar sobre la capacidad terapéutica y generadora de salud del ejercicio físico. No en vano, cuatro de cada cinco adultos no realizan suficiente ejercicio. Así las cosas, y en aras de dar pautas claras a la población y educarla en el cuidado de su salud, la OMS ha cuantificado en 150/300 minutos el tiempo de ejercicio aeróbico semanal recomendable para preservar la salud.

Las poblaciones sanas son físicamente activas

“Si hemos llegado hasta 2021 como especie ha sido siendo cazadores-recolectores, lo cual implicaba realizar al menos 2-3 horas de ejercicio físico al día, por tanto estamos diseñados para movernos y nuestros genes están literalmente deseando realizar ejercicio. Esto debería hacernos  reflexionar seriamente sobre los riesgos que supone no hacer ejercicio físico”, explica el Dr. Viosca, , responsable de la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital IMSKE.

Existen todavía algunas poblaciones en el planeta que realizan 1000 min de ejercicio físico a la semana y pese a no tener estatinas (fármaco para bajar el colesterol). La prevalencia de enfermedades cardiovasculares en estos grupos étnicos es prácticamente inexistente, sin embargo en el resto del mundo la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte.

“Según datos actualizados, más de la mitad de la población mundial no llega a los niveles mínimos de ejercicio físico recomendados por la OMS, y este grave problema, considerado ya una pandemia, empieza en la infancia y en la adolescencia”, recuerda el Dr. Viosa.

El sedentarismo supone el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial y es el responsable de 5 millones de muertes anuales, según la OMS.

¿Cómo actúa el ejercicio en el organismo humano?

“El músculo actúa como un órgano endocrino y cuando éste se contrae, se liberan una serie de sustancias a la sangre, llamadas miokinas o también conocidas como exerquinas, produciéndose una verdadera revolución molecular en el organismo, que actúa de forma multisistémica y que tiene multitud de efectos beneficiosos”, puntualiza el Dr. Viosca. “Ningún fármaco, pastilla o intervención terapéutica es capaz de producir tantísimos efectos positivos juntos”, añade.

Según el responsable de la Unidad de Medicina Deportiva del Hospital IMSKE, podemos afirmar que el ejercicio físico es la verdadera polipildora y, si cumpliéramos con los mínimos recomendados por la OMS, podríamos obtener beneficios como:

– Reducción del riesgo de cáncer entre un 20 a un 50%.

– Bajada de hasta un 64% del riesgo de sufrir un infarto de miocardio.

– Disminución de hasta un 80% la probabilidad de sufrir depresión.

– Reducción de hasta un 40% del riesgo de sufrir alzheimer.

– Acortamiento en hasta un 50% la posibilidad de sufrir infección respiratoria, tan relevante ahora en tiempos de covid, ya que fortalece el sistema inmune.

– Reducción del riesgo de mortalidad global entre un 50% y un 70%.

Language